¿Qué es la FORTALEZA MENTAL en el deporte?

En el deporte, sobre todo si se trata de competición, vamos a tener que afrontar situaciones estresantes que exigan de todos nuestros recursos, a veces, durante periodos muy prolongados de tiempo. Para poder afrontar el desgaste y las consecuencias que esto conlleva necesitamos una mentalidad fuerte, resistente. Esta será el pilar fundamental para rendir al máximo en las situaciones clave y para no abandonar en los momentos difíciles. Pero ¿cómo se consigue este tipo de fortaleza mental?

Entrenar al máximo y competir supone un elevado grado de desgaste y estrés. El estilo de vida está supeditado al deporte, necesitas esfuerzos y sacrificios prolongados y la recompensa no llega a corto plazo. Al la dedicación necesaria para lograr el éxito muchas veces se suma sensación de responsabilidad con el equipo, la familia, el entorno… y no digamos la incertidumbre sobre en que equipo o competición recalar cada temporada, los recursos económicos… Muchos factores que requieren amortiguarse con la correcta mentalidad en cada momento.

Desde hace tres décadas se viene investigando los factores que hacen que ante situaciones de presión y estrés unos individuos salgan airosos y crezcan mientras que otros se quiebren y hundan e incluso enfermen. Los tres factores más asociados a una mentalidad fuerte y resistente han sido el COMPROMISO, EL DESAFÍO Y EL CONTROL.

Vamos a definir cada uno de estos conceptos y la forma de ponerlos en práctica y fomentarlos:

  • COMPROMISO: Se trata de establecer tus objetivos y metas, implicarte en la competición y sentir que lo que haces es importante y que merece la pena luchar por ello. Conseguir una rutina de trabajo y mantenerla a pesar de que tu estado de ánimo cambie. La conducta cambia antes que el estado de ánimo, lo que quiere decir que no debemos esperar a sentirnos mejor para actuar, debemos actuar y llevara cabo nuestra rutina de trabajo. Esto llevará consigo una regulación y equilibrio de nuestras emociones.

 

  • DESAFÍO: La sensación de desafío tiene que ver con la forma en la que interpretamos las situaciones a las que nos vamos a enfrentar. Ante una situación de competición, de presión, que nos exija… podemos valorar que no tenemos los recursos suficientes, que nos supera, o por el contrario que tenemos las herramientas para sacar algo positivo. Hay que tratar de ver siempre las situaciones difíciles cómo desafíos a superar. Aunque te enfrentes una situación adversa o muy difícil, debes ver la oportunidad para aprender, sacar provecho. Está puede ser la diferencia entre sentir ansiedad ante lo que crees que no puedes manejar o sentir la activación positiva ante tu próximo desafío o reto

 

  • CONTROL: tener la sensación de control depende de sobre que aspecto de la situación focalicemos nuestra atención. Si ponemos nuestro foco atencional en las variables incontrolables que no dependen de nosotros, sentiremos indefensión, frustración y esto nos llevará a esforzarnos menos o incluso a abandonar nuestros retos. Si nos centramos y le damos importancia a lo que realmente depende de nosotros, lo que está en nuestras manos, entonces sentiremos que lo que hacemos tiene resultados, que tenemos la posibilidad de conseguir cosas con nuestro esfuerzo.

Hay personas que de forma innata son más resistentes al estrés, más fuertes mentalmente porque inconscientemente aplican estos recursos a su día a día. Este tipo de fortaleza mental funciona como amortiguador ante las situaciones difíciles y el estrés sostenido. Pero lo más importante es que esta cualidad tan beneficiosa la podemos fomentar cualquiera de nosotros. La FORTALEZA MENTAL se puede entrenar. La clave está en enfrentarnos a nuestros retos con un alto grado de compromiso, viendo cualquier dificultad como un desafío del que sacar algo positivo y centrándonos en controlar todos los factores que estén en nuestra mano dejando de lado lo que no depende de nosotros.

Resultado de imagen de marc marquez 2017

foto: motorsport.com

La manera habitual en la que nos enfrentamos a las situaciones está tan automatizada que no solemos ser conscientes de que tipo de pensamientos y emociones ponemos en juego cuanto nos enfrentamos a desafíos y situaciones difíciles. Cambiar nuestro patrón habitual por otro mas adaptativo lleva trabajo y se necesita constancia, pero conseguirlo puede marcar la diferencia a la hora de tener una carrera deportiva exitosa o simplemente disfrutar de tu vida deportiva.

Los deportistas que alcancen este tipo de FORTALEZA MENTAL tendrán mas probabilidades de alcanzar el ÉXITO en lo que se propongan, de PERSEVERAR ante el fracaso, además de disminuir el riesgo de problemas físicos y psicológicos asociados al estrés que genera la competición.

Una mentalidad fuerte y equilibrada es tan importante o más que un físico fuerte, ya que es el centro del que surgen todas nuestras decisiones, nuestros pensamientos y conductas. Cómo siempre afirmo, no podemos dejar nuestra preparación mental al azar, hay que entrenar la mente para el tipo de actividad a la que te dedicas mediante un trabajo personalizado con la psicología deportiva como base.

psicod Javi Bonilla

Javier Bonilla Rodríguez. Psicólogo Deportivo

Imagen destacada: eurosport.com

Click Here to Leave a Comment Below

Leave a Comment: