ILUSIÓN, ESFUERZO Y OPTIMISMO ANTE LAS DIFICULTADES

Cuando las dificultades y la mala suerte se ceban con nosotros, podemos caer en la trampa de la desesperanza y la desmotivación. Para combatir a estos dos enemigos nada mejor que buenas dosis de ilusión, esfuerzo y optimismo.

Cuando nos embarcamos en un reto tan ambicioso como puede ser llegar a conseguir un campeonato del mundo, una medalla olímpica…  sabemos que el camino será largo y difícil. Esto no nos impide que dentro de nuestra cabeza tengamos pensado el itinerario ideal que nos llevará a nuestro objetivo. Sabemos los pasos que hay que dar: Ganar los campeonatos de promoción, ir subiendo categorías peldaño a peldaño, destacar como rookie… Como he dicho, itinerario “ideal”. Pero como afirmaba Platón, nuestra experiencia no es más que una mala copia del mundo ideal, y como algunos habréis descubierto ya, esta mala copia es mucho más dura, exigente y feroz de lo que nos habíamos planteado.

Podemos echar la culpa de las dificultades encontradas al factor suerte, pero esto sería dejar fuera de nuestro control todo lo que nos acontezca en el futuro. Todos los deportistas están expuestos a que el factor suerte se ponga en su contra cierto número de veces durante su trayectoria. Es decir, hay probabilidad de sufrir caídas inexplicables, averías incomprensibles, lesiones inoportunas, rechazos por parte de dirigentes o entrenadores… pero lo peor es cuando las probabilidades de estos sucesos se alinean tan cerca en el tiempo que parece que todo te pase a ti. En un juego de azar perfecto, en cada tirada se alternaría el rojo y el negro si posibilidad de error. Pero la realidad es que esas tiradas se distribuyen aleatoriamente y en ocasiones te saldrá negro de manera tan seguida que pensaras que la ruleta conspira contra ti.luck-839036_960_720

Si la competición te muestra su cara más dura un fin de semana sí y otro también uno inevitablemente trata de buscar explicaciones a lo sucedido. Puedes caer en la desesperanza y pensar “todo me pasa a mí y siempre a mí” “no merece la pena tanto esfuerzo para esto” «no soy lo que se esperaba de mi»… en definitiva caerás en la trampa de sentirte  indefenso ante la maldita suerte y los caprichos del destino.

Pero, seamos sinceros y hagamos una reflexión: Cuando las cosas van bien, cuando se gana, cuando se sube al podio, cuando todo sale rodado… ¿Nos gustaría pensar que todo ha sido gracias a un golpe de suerte? ¿O por el contrario preferimos pensar que todo el esfuerzo, dedicación y tiempo han dado sus frutos? Con esto lo que quiero decir es que aunque parezca que tenemos la suerte en contra siempre nos quedará un recurso para combatirla, nuestro esfuerzo y perseverancia. Nuestro propio esfuerzo y nuestra ilusión es lo único sobre lo que tenemos control real. Los factores externos unas veces nos influirán de forma positiva, negativa o neutra y tendremos que estar preparados para aceptarlo como venga. Pero nuestro esfuerzo siempre suma en positivo y nuestra ilusión será la energía necesaria para ponerlo en marcha

Ante la trampa de la frustración y la desesperación debemos combatir con OPTIMISMO. Las personas que se enfrentan ante las dificultades viéndolas como retos a superar serán más perseverantes en su lucha. Si por el contrario te dejas llevar por el pesimismo las adversidades se convertirán en muros infranqueables.rambo_ok

Sé que tras una decepción la tristeza nos inunda y será difícil ver el lado positivo. Pero aunque los factores ajenos a ti hayan jugado esta vez en tu contra, seguro que puedes sacar algo positivo de cómo te has enfrentado a esa situación. A veces dejamos que un mal resultado o decepción empañe otros aspectos por los que nos deberíamos sentir orgullosos. Quizá hayas descubierto que eres más fuerte ante la adversidad de lo que pensabas, que aunque todo vaya mal lo sigues intentando. Si has puesto todo tu esfuerzo, aunque el resultado final sea malo, debes darte la enhorabuena por ello. Seguro que enfrentarte a las dificultades te ha hecho mejor deportista. Tan importante como celebrar las victorias es analizar las derrotas. ¿Puedo actuar de una manera diferente la próxima vez que esto me ocurra? ¿Estaré mentalmente mejor preparado para enfrentarme a la adversidad si esto me vuelve a pasar? Y sobre todo ¿Qué aspectos positivos se pueden sacar de la experiencia (olvidándonos del resultado final)?maxresdefault

Lo mas importante es enfrentarse a nuevos retos donde poder demostrarte a ti mismo que realmente merece la pena luchar, que todo lo malo existe para enseñarnos a valorar la cara positiva del deporte.

Hay muchos caminos que te llevaran a cumplir tus metas, pero ninguno será idílico. Puede que te toque sortear mas piedras que a los demás, pero sólo aceptando las situaciones que te toquen vivir y adaptándote a las circunstancias en cada momento conseguirás superar las barreras. Y para esto necesitas un gran compañero de viaje: EL OPTIMISMO

DSC_0205

Javier Bonilla. Psicólogo Deportivo

Click Here to Leave a Comment Below

Leave a Comment: