La fórmula de la felicidad para Fernando Alonso

La decisión de Fernando Alonso de perderse el GP de Mónaco para poder disputar la icónica carrera de Indy 500 al otro lado del charco es un tema que no ha dejado indiferente a nadie en el mundo del motor. Hay opiniones de todo tipo, y vamos a intentar ver el lado más psicológico de la situación del piloto Asturiano.

Hace tiempo que da la sensación de que Fernando Alonso no disfruta de su deporte todo lo que debería disfrutar alguien que ama la Fórmula1. Es normal, las expectativas sobre su coche llevan tiempo sin cumplirse, y no sólo eso, están muy por debajo de las expectativas que debe cumplir el coche de un doble campeón del mundo.

Los pilotos necesitan SER y sobre todo SENTIRSE competitivos. Todos coincidimos en que Alonso es de los mejores pilotos de la parrilla. El propio Fernando está convencido de que es el mejor piloto de la parrilla… Debido a esto, la frustración que produce la situación es enorme. Lo peor de todo es ver que la situación escapa a tu control, que no puedes hacer nada para mejorar, que dependes de terceros que deben darte un buen material para poder, no digo ganar, incluso terminar una carrera. Cuando esta situación se alarga tanto en el tiempo como es el caso del Mclaren Honda, es normal que el piloto se sienta desilusionado, que no se sienta feliz.

En mi opinión, la oportunidad de Fernando Alonso de competir en una de las carreras más famosas del mundo del motor es una gran manera de mantener viva esa ilusión, de sentirse importante y rápido. Es necesario salir de la dinámica de problemas, quejas y resultados decepcionantes, aunque sea durante unas horas o unos días para volver a sentir la chispa de luchar por un resultado importante. Descubrir un nuevo campeonato, un nuevo coche, un nuevo equipo… es cómo volver a ver el deporte con los ojos de un niño que está empezando. La mítica prueba de Indianapolis tiene todos los ingredientes para volver a ilusionar a un piloto que tiene la oportunidad de demostrar a sus críticos que mantiene intacta las ganas de competir a sus 35 años.

Imagen relacionada

foto: motorsport.com

En la historia del motor hemos visto cómo muchos excampeones tomaban la decisión de retirarse al no verse competitivos y no optar, por cualquier motivo, a material ganador. Fernando Alonso con esta maniobra demuestra que tiene cuerda para rato, que le sigue apasionando correr y que sobre todo quiere disfrutar corriendo.

Siempre he pensado que Alonso es el piloto más preciso y realista a la hora de analizar resultados y opciones en carrera. Nunca te venderá que va a por la victoria si sabe de antemano que el coche no se lo permite. Esta estrategia, que pueda parecer impopular entre algunos aficionados que piensen que el piloto siempre debe decir que va a por la victoria, también puede ser la razón por la que Fernando esta sobreviviendo a la crisis de los motores Honda. Es decir, dentro de su frustración, la minimiza lo máximo posible sin tener expectativas ilusorias…

Ojalá dentro de poco podamos escuchar a Alonso un pronóstico de pódium y de victoria. De momento dejemos que disfrute de su aventura y nos haga disfrutar a los que estaremos pendientes de la Indy 500.

Javier Bonilla

Psicólogo deportivo

 

Imagen destacata: es.motorsport.com

 

Click Here to Leave a Comment Below

Leave a Comment: