PSICOLOGÍA POSITIVA PARA POTENCIAR TUS FORTALEZAS

Ya nadie se extraña, o por lo menos nadie debería extrañarse, si algún deportista de élite habla abiertamente de su trabajo con un psicólogo deportivo. Tenemos el ejemplo reciente de los últimos juegos de Río en los que un altísimo porcentaje de atletas realiza un entrenamiento mental regular y personalizado, como puede ser su entrenamiento físico o técnico.

Sin embargo, la figura del psicólogo suele asociarse a “problemas” dada la gran carga de connotaciones negativas que ha arrastrado el término sobre todo en sus inicios, centrados en tratar patologías. Actualmente la psicología se puede aplicar a la mejora de cualquier ámbito de nuestra a vida, y tiene una repercusión espectacular en el ámbito del alto rendimiento. La creciente popularidad de la inteligencia emocional o la psicología positiva son solo algunos ejemplos de estas aplicaciones dedicadas a hacernos mejores en el aspecto mental.

Resultado de imagen de rafa nadal triste

Foto: ABC.es

Quizá sea por esta asociación con los problemas por lo que la figura del psicólogo deportivo queda muchas veces relegada a la función de “apagafuegos”. Es decir, surge una dificultad psicológica como puede ser ansiedad, estrés, desmotivación… y se recurre al profesional en busca de ayuda. Esto, sin ser lo ideal, suele ser el inicio de una relación en la que una vez superada la dificultad por la que se consulta, se inicia una relación focalizada en el entrenamiento mental, en la potenciación de los aspectos positivos de todo deportista.

Y es que es lógico que cuando un deportista que quiere ser el mejor descubre que la psicología no solo sirve para superar problemas, sino también para potenciar habilidades y fortalezas, desee continuar con el entrenamiento que le haga dar un paso más en su rendimiento.

Hay deportistas que de forma innata tienen cualidades psicológicas más fuertes que otros, pero esto no quiere decir que esta diferencia deba ser permanente. La mente se entrena. Los psicólogos expertos en emociones, pensamientos y comportamientos pueden dar un punto de vista diferente y dar con la tecla necesaria para mejorar tu manera de enfrentarte a los entrenos y competiciones. Un psicólogo que tiene una relación de confianza con su deportista, que le conoce y le observa es capaz de ayudarle a gestionar sus emociones, a cambiar sus pensamientos para que sean lo más constructivos posible, a controlar sus procesos fisiológicos mediante técnicas de relajación o activación…

Resultado de imagen de cal crutchlow 2016

Foto: motogp.com

Sin olvidar la labor que se puede realizar con padres de deportistas jóvenes a los que a veces les cuesta ver la diferencia entre motivación y presión, entre apoyo o indulgencia…

Y qué decir de la ayuda que una persona experta en comportamientos grupales puede ofrecerle a un entrenador para gestionar su equipo…

Cómo se puede ver, la versión del psicólogo de emergencias que puede apagar un incendio en las vísperas de una competición determinante es una imagen que queda muy reducida si pensamos en las posibles ventajas que un entrenamiento mental puede aportar a los deportistas.

Mientras el mundo del deporte sigue metiéndose en la cabeza, nunca mejor dicho, que el entrenamiento mental debe integrase como un elemento más a trabajar, dejemos que nos avisen para apagar los fuegos que hagan falta, así se podrán plantar semillas que hagan que nadie dude de lo positivo de la psicología.

imagen destacada: CBSsports

 

logo-psicod

psicod Javi Bonilla

Fco. Javier Bonilla Rodríguez

Click Here to Leave a Comment Below

Leave a Comment: