La visión psicológica de la retirada de Dani Pedrosa

Cuando un deportista pone fin a su carrera deportiva, este hecho marca un punto importante en su biografía, una discontinuidad en su espacio vital. Todos los deportistas saben que algún día se tendrán que retirar, pero pocos están preparados para ello.

El caso del piloto de MotoGp Dani Pedrosa es un caso peculiar, ya que es una retirada completamente meditada y voluntaria, en un momento de su biografía en el que tenia opciones de continuar compitiendo en el deporte que tanto le ha apasionado. Lo normal es que un deportista se despida por dos motivos, lesión o decisión propia. Las lesiones en el motociclismo son habituales, y mas todavía en Dani, con quien se han cebado desde que compite en el Mundial. Sin embargo, no ha sido ninguna de estas lesiones las que ha apartado a Pedrosa de la competición, sino que ha sido la propia decisión, meditada y reposada, la que ha hecho que el piloto anuncie su retirada.

Muchos aficionados se preguntan ¿y por qué se va? ¿por qué en este momento en el que tenía buenas ofertas para continuar?  La motivación no es la misma. Hay dos tipos de motivación, la que viene de fuera en forma de recompensas externas como dinero, fama, trofeos… y la que viene de dentro de nosotros mismos, la motivación intrínseca. Esta es la motivación mas poderosa, la de hacer algo por el mero placer de hacerlo, por el simple hecho de que se disfruta de algo mientras se hace, sin importar lo que se cobre por ello ni la repercusión mediática que pueda tener. Pedrosa tenía muchas cartas en la mesa  que podían haber aumentado su motivación externa. Estoy seguro que tanto Yamaha, como sus patrocinadores personales no han escatimado en ofrecerle al piloto lo que fuera con tal de que siguiera compitiendo. Esos incentivos externos hubieran sido suficientes para convencer a casi cualquier deportista, pero no a Dani.

En otros deportes, sin ir mas lejos el fútbol, estamos viendo continuamente cómo grandes figuras prefieren irse a ligas menos competitivas (ya sean chinas, japonesas…) y tener unos contratos aún mas millorarios, en vez de elegir jugar en ligas de mas nivel donde su ficha va a ser menor, o incluso retirarse del fútbol simplemente. En estos casos, la motivación externa esta superando a la motivación interna, a la de tener retos, a la de superarse día a día… algo que respeto totalmente, que quede claro, son decisiones de cada persona.

Pero volviendo al caso de Dani Pedrosa, su motivación interna, la de disfrutar por el mero hecho de correr en moto, la de superarse y enfrentarse a retos nuevos, parece que no está intacta, no está a mismo nivel al que estaba acostumbrado… y ha tenido la inteligencia de verlo, sentirlo y por último ponerlo en hechos rechazando ofertas para seguir corriendo el año que viene.

Tras una carrera deportiva larga como la de Dani, con multitud éxitos, con multitud de lesiones y dificultades, con la lucha constante de acercarse al título de Campeón del Mundo de MotoGp, es normal y perfectamente comprensible que su motivación no sea la misma que antaño. No se le puede reprochar nada, la sinceridad consigo mismo y con los aficionados es total.

Resultado de imagen de dani pedrosa 250

Siempre nos quedará la duda de que habría pasado si hubiera probado un reto más, incluso creo que al propio Pedrosa dentro de unos años tendrá esa pequeña espinita de descubrir si esa motivación perdida hubiera vuelto por el hecho de enfrentarse a un nuevo reto con una nueva fabrica… Esto nunca lo sabremos.

Lo que si sabemos es que Dani se va cuando el quiere y desea, no cuando no tiene hueco o porque una lesión le haya ganado la partida. Pedrosa se va a su manera y con la misma finura y elegancia que ha mostrado siempre en su pilotaje.

El riesgo de retirarse de un deporte y no estar psicologicamente preparado para ello es que a un deportista de éxito de le define precisamente eso, su rol de deportista en la sociedad. Muchas veces las carreras deportivas empiezan tan pronto y son tan exigentes, que prácticamente todas las esferas de la vida de esa persona giran en torno a su actividad como deportista. La valía como persona suele confundirse con la valía como deportista. Por eso es sumamente importante saber enriquecer tu vida con aspectos que te llenen y que no estén necesariamente ligados al deporte. Uno necesita sentirse capaz en muchas parcelas de la vida, no solo en la competición. La preparación para le retirada deportiva debe comenzar mucho antes de la decisión de retirarse, pero esto es algo que normalmente no se quiere pensar.

Poniendo de ejemplo a Valentino Rossi, vemos claramente que ha desarrollado aparte de su faceta de piloto, muchas otras esferas alrededor que le permiten llenar otros roles y estar preparado para su retirada. Empresario, maestro, jefe de equipo… Está claro que su motivación interna es total y absoluta, como un rookie, y esto es admirable. Pero además, cuando decida retirarse tendrá múltiples facetas a las que recurrir para sentirse igual de eficaz que en su labor como piloto.

Imagen relacionada

Para termina quiero dar mi enhorabuena a Dani Pedrosa por toda su carrera deportiva y por los valores que sin duda ha transmitido a los aficionados y deportistas jóvenes que le han seguido.

imagen destacada: motorpasionmoto.com

Click Here to Leave a Comment Below

Leave a Comment: