Romano Fenati: cómo entender su comportamiento sin justificarlo

Desde el domingo pasado, el piloto de motociclismo Romano Fenati, es el deportista que está en boca de todos.  Los medios deportivos, incluso los que no suelen hablar nunca de motos, han mostrado las imágenes de lo ocurrido en la carrera de Moto2 de GP de Misano.  Por supuesto todos tenemos derecho a valorar lo ocurrido, pero no podemos juzgar la valía como ser humano de un deportista basándonos en una secuencia de imágenes de pocos segundos. Podemos valorar la acción, pero para entender por qué un deportista realiza una acción de esas características, debemos bucear mucho más en la personalidad y mente del piloto italiano.

No es la primera vez que Romano es sancionado e incluso expulsado de un equipo por una acción polémica. Si indagamos en estas situaciones podremos encontrar un denominador común: la impulsividad y una pobre gestión de sus emociones.  Veamos una de las muchas definiciones de IMPULSIVIDAD para ver si realmente se ajusta al perfil de Romano Fenati:

La impulsividad es un estilo cognitivo. Es la predisposición a reaccionar de forma inesperada, rápida, y desmedida ante una situación externa que puede resultar amenazante, o ante un estímulo interno propio del individuo, sin tener una reflexión previa ni tomar en cuenta las consecuencias que pueden provocar sus actos. En la impulsividad predomina la baja tolerancia al estrés y la frustración, la falta de control de impulsos, y los comportamientos agresivos, que pueden poner en riesgo al individuo que puede llegar a ser asociado a actos delictivos. Una persona impulsiva puede calificarse como imprudente, arriesgada, poco reflexiva, insensata, inconsciente, rápida e irresponsable.

No tengo el gusto de conocer personalmente al piloto Italiano, pero juraría que todos los que seguimos el mundial de motociclismo con regularidad, podemos confirmar que cumple con muchos criterios citados en la definición.

Cuando hablamos de impulsividad, debemos entender que una persona no elige o deja de elegir ser impulsivo, es un rasgo con una gran carga fisiológica que determina nuestra manera de comportarnos en ciertas situaciones. Que tenga cierta carga biológica o genética, no quiere decir que este rasgo sea inmodificable, simplemente que para llegar a gestionar ciertas situaciones, la persona impulsiva deberá esforzarse el doble que otra que no lo es. En todo rasgo de carácter o personalidad hay una parte que no depende de nosotros, que nos viene dada por la carga genética que recibimos al nacer. Pero hay otra parte que está en manos del ambiente, es decir, que podemos esforzarnos por corregir, por aprender, por obtener estrategias que hagan que estos rasgos no nos impidan funcionar con normalidad en nuestros estudios, trabajos o deportes.

Una persona impulsiva obra muchas veces sin plantearse las ventajas e inconvenietes de una acción. Les cuesta algo muy básico, que las personas usan constantemente sin ser conscientes de que lo usan: LA CAPACIDAD DE INHIBIR. Todos nos hemos imaginado dando una bofetada a alguien que nos ha faltado al respeto, o diciendo a la cara a nuestro jefe manipulador lo que pensamos de él, pero no lo hemos hecho, simplemente porque tenemos capacidad de inhibirnos pesando en un sencillo cálculo de costes/beneficios. Una persona con una marcada impulsividad, simplemente actúa, no ha pensado en las consecuencias de sus actos. Las palabras inadecuadas o la acción inadecuada aparece en la mente y automáticamente se llevan a cabo sin el análisis  de las consecuencias y su correspondiente inhibición que llevamos a cabo las personas con un autocontrol adecuado.

Sin pretender ser abogado del diablo, no podemos afirmar que Romano Fenati sea mala persona, ni que busque el caos deliberadamente cuando corre. De hecho, podemos leer las palabras de Joan Mir describiéndole como un tipo noble en la victoria y la derrota. Uno puede ser una buena persona, con un dominio perfecto de la moral, de lo que esta bien y lo que está mal, pero simplemente la impulsividad actúa al margen de eso, ya que no deja que la persona lleve a cabo reflexión alguna. Además una persona impulsiva suele estar constantemente expuesto a situaciones de estrés y de exclusión, simplemente se meten en muchos líos. La consecuencia para una persona impulsiva y con un bajo dominio de sus estados emocionales y seguramente una baja inteligencia emocional: la exclusión.

Resultado de imagen de romano fenati

foto: motociclismo.es

Hemos visto como gran parte del paddock ha condenado a Romano Fenati, pidiendo la expulsión del campeonato. Su propio equipo, y el equipo en el que iba a militar el año que viene le han cesado el contrato. El campeonato le había sancionado, ahora se suma la federación… Muchos pedían consecuencias duras para Fenati, pero tengo una mala noticia para los que pedían eso: a los impulsivos les cuesta aprender de las consecuencias pasadas de sus actos, simplemente porque son impulsivos y ello lleva implícito no pensar en las consecuencias de sus actos.

La solución para Romano Fenati no pasaría tanto por el castigo, sino por la educación emocional, el entrenamiento es estrategias de gestión de su impulsividad. En definitiva, pasaría porque el mismo se implicara en la búsqueda de herramientas con la ayuda profesional de expertos en emociones y conducta como puedan ser lo psicólogos.

Acabo de leer que Romano ha decidido poner fin a su carrera deportiva con 22 años, una decisión que ha debido ser dura. Pero adivinen, un chico con pobre control de impulsos, excluido por sus compañeros de campeonato, excluido por los jefes sus equipos, invadido por una emoción que seguramente no sepa gestionar… todo pinta a que también la decisión de retirarse ha sido una acción impulsiva. Los estados emocionales en su máximo nivel, ya sean emociones positivas o desagradables, son la peor compañía para la toma de decisiones.

En resumen, nada excusa una acción tan peligrosa como la que ha cometido el piloto Romano, nada excusa que además no sea la primera acción de este tipo que realiza. Pero sin excusarle, tratemos de entenderle.

Imagen destacada: solomoto.es

 

Click Here to Leave a Comment Below

Leave a Comment: